Actualidad

Merkel se despide mañana de la castigada Grecia

La quinta y última visita de la líder conservadora alemana empieza esta noche con una cena privada ofrecida por el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, nada menos en el día en que Grecia celebra su día del "oxi", el "no" que le respondió en 1940 el general Ioannis Metaxás a Benito Mussolini cuando le solicitó dejar entrar a las fuerzas del Eje en territorio heleno.

Angela Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, se despide este viernes de Grecia, el país que sufrió más que ningún otro su política de austeridad, pero también al que ayudó como a ningún otro en la crisis migratoria.

La quinta y última visita de la líder conservadora alemana empieza esta noche con una cena privada ofrecida por el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, nada menos en el día en que Grecia celebra su día del "oxi", el "no" que le respondió en 1940 el general Ioannis Metaxás a Benito Mussolini cuando le solicitó dejar entrar a las fuerzas del Eje en territorio heleno.

"Oxi" fue precisamente también lo que contestó una mayoría de griegos en verano de 2015 a la Unión Europea cuando el izquierdista Alexis Tsipras preguntó al pueblo si aceptaba firmar un tercer rescate.

El documento, que llevaba sobre todo la marca de una Alemania que entonces preconizaba la austeridad como ningún otro país, fue finalmente firmado, y Grecia sufrió aún más pero salvó abandonar el euro.

Los que aprecian a Merkel valoran que fue ella quien acabó frenando a su entonces feroz ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, quien postulaba sin ambages por el grexit.

Ella misma admitió recientemente en un debate en Alemania que uno de sus momentos más duros de su carrera fue cuando exigió tanto sacrificio a los griegos.

La otra cara de la medalla es que fue precisamente Merkel quien ese mismo año abrió las puertas de Alemania a cerca de un millón de refugiados que habían pasado por Grecia, con un coste político elevado, pues no solo le granjeó las críticas de su propio partido, sino que hizo crecer como la espuma a la ultraderecha alemana.

Seis años después, Grecia se encuentra en un momento completamente distinto, ha recalcado Mitsotakis.

"La Grecia de 2021 no tiene nada que ver con la Grecia de 2015 o 2010. Es un país diferente. Ya no operamos en un entorno donde hay maestros supervisándonos. Somos un país soberano", dijo el líder conservador griego en una reciente entrevista con el diario alemán "Bild", en la que precisó que las reformas que se hacen ahora son por elección propia y "por el bien del país", y con la economía apuntando nuevamente al alza.

Según fuentes gubernamentales, en sus conversaciones mañana, Mitsotakis abordará, entre otros asuntos, una vez más los problemas de la migración y la falta de unidad europea en esta cuestión.

Apenas unos días después de la visita de Merkel a Turquía, las relaciones con el díscolo vecino de Grecia será sin duda otro de los platos fuertes de esta última reunión.

Grecia insiste en cada cumbre que hay que ser más contundentes con Turquía, pero los comunicados finales nunca se salen de la amenaza de posibles sanciones en el caso de que no cesen las provocaciones turcas en el Mediterráneo oriental.

Otro de los temas importantes desde la óptica de Grecia será el porvenir del fondo de recuperación europeo postpandemia que Atenas quiere ver convertido en herramienta permanente, así como asuntos energéticos.

Se espera que Mitsotakis exponga en detalle a Merkel sus planes de una amplia cooperación energética en el Mediterráneo oriental, y como quedó plasmada en la reciente firma del acuerdo con El Cairo sobre la interconexión eléctrica de Grecia, Chipre y Egipto, tanto de gas como de energía solar.

Durante su estancia en Atenas, Merkel se reunirá además con la presidenta de Grecia, Katerina Sakellaropulu. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines